4 acciones para hacer de 2014 un año diferente.

newyear2014900px

Comenzar un nuevo año siempre es emocionante y retador. Pero ¿Qué sucede cuando la mayoría de los propósitos se quedan en el camino? Dice un dicho en inglés “Actions speak louder than words” o “Las acciones hablan más fuerte que las palabras”. Así que manos a la obra.

1.- Escribe, cuenta y comparte tu propósito.
No es necesario hacer una lista de 25 propósitos para este año, con uno que se cumpla me parece sería ganancia. Si das a conocer tu propósito con tu familia, amigos o hasta en el Facebook es mucho más probable que lo cumplas, pues existirá un compromiso más fuerte. Por ejemplo, yo comparto con ustedes uno de mis propósitos: levantarme 4 días a la semana a las 7 am a hacer ejercicio, para que así mi día me rinda más.

2.- Sé radical, arriesga.
Me he dado cuenta que las personas que logran hacer cambios en su vida son aquellas que se atreven, tengo un amigo que decidió el año pasado irse a vivir un tiempo a Playa del Carmen, era uno de sus deseos y simplemente renunció a su trabajo, vendió su coche y lo hizo. A veces pensar demasiado las cosas hace que nos de miedo y nos congelemos, ser indecisos no nos va a llevar a ningún lado.

3.- Empieza el 2 de enero.
No postergues, a menos que regreses de vacaciones el  5, empieza tus propósitos el día 2. Si dejas la emoción del año nuevo para después, pasará otro año sin hacer nada. Hace tres años tuve una cita en enero con una chava que quería empezar a ahorrar, decía que “2011 sería el año del ahorro”, pero empezó postergando su decisión, que para febrero,  luego para agosto y así sucesivamente. Total nunca comenzó… ya estamos en 2014, espero que esta chica por su bien ya haya empezado su “año del ahorro”.

4.-Rompe de tajo con las tentaciones, cualquiera que sea.
Si uno de tus problemas es el mal uso que das a las tarjetas de crédito, ve al banco y cancélalas. Así de fuerte.  Los seres humanos somos débiles, hay que darnos una ayudadita para evitar caer. Si el problema es más bien el refresco, evita tener en casa; comprar en el súper el six de coca cola “por si llegan visitas” no es realmente necesario.  Pongo mi ejemplo nuevamente: soy fanático de la nutella, pero sé que tiene mucha azúcar y me hace daño, simplemente no la compro (además me acabo el frasco en 2 días), mejor de vez en cuando me doy el lujo de una crepa de nutella fuera de casa y la disfruto al por mayor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>