Los nuevos gastitos hormiga.

Photo by Yura Fresh on Unsplash

El día de ayer me llegó el estado de cuenta de mi tarjeta de crédito, y ¡oh, sorpresa!, me puse a sumar todos mis gastos domiciliados; empecé con Uber, (más de $1,100 pesos en el mes), y eso que tengo coche, claro este mes lo usé más por el tema de la escasez de gasolina, pero aún así, me sorprendió lo que gasté en está aplicación.

Siguió Rappi y Ubereats o la comida a domicilio que ya muchas veces te la cargan a la tarjeta de crédito  y ni cuenta te das, pues otro tanto, es más estaba suscrito a rappiprime por 99 pesos, no sé en que momento pasó eso.

Mi punto es que este tema no solo soy yo, lo he escuchado mucho últimamente en citas con clientes, “gasto mucho en uber”, “gasto mucho en comida a domicilio”, yo pienso que sí, si gastamos mucho en eso (me incluyo). Entiendo que nos proveen un servicio de comodidad y muchas veces seguridad, pero bien valdría la pena cuestionarnos si todos esos gastos son 100% necesarios o muchas veces es simple flojera de caminar, tomar un camión o de abrir el refri y preparar comida, ¿Qué opinan ustedes?.

Les comparto las acciones que decidí tomar yo al respecto:

  • Decidí quitar mi tarjeta de crédito de la aplicación rappi, de ahora en adelante lo pagaré en efectivo y así me la pensaré 2 veces antes de pedir, lo seguiré haciendo pero no tan frecuentemente como antes.
  • Pensaré 2 veces antes de tomar un uber y preguntaré, ¿Puedo caminar? ¿Puede alguien pasar por mi o hacer car pool? ¿Puedo levantarme más temprano e irme en camión o en bici?
  • Dí “unsuscribe” a aplicaciones que a veces no uso, como una para organizar mis citas de trabajo, usaré mi tabla de Excel que antes me era tan útil. Lo mismo hice con Amazon Video, Netflix me es suficiente.

En fin, no te digo que no utilices este tipo de apps o pagos domiciliados, francamente son muy cómodos, sin embargo, de unos 2 o 3 años para acá se han convertido en la nueva fuente de los gastos hormiga y como no nos damos cuenta de cuando los pagamos pues duelen menos.

Te invito a que revises tu último estado de cuenta de tu tarjeta de crédito y débito y analices en que estás gastando, seguramente podrás recortar algunos de estos “nuevos gastos hormiga” y podrás utilizar ese dinero para ahorrar o simplemente para algo que te dé mayor felicidad (¡como un viaje por ejemplo!)

Déjame tus comentarios en el blog.

 

 

Photo by Yura Fresh on Unsplash

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *